Páginas vistas en total

sábado, 17 de enero de 2009

Tim Walker + Danza de la Muerte



*********************************

Photo:Tim Walker ("Vogue Italia")

*********************************



"LA DANZA DE LA MUERTE"



@ La Danza de la muerte es un texto que se cree que se representó y bailó en el siglo XIV.

La "Danza de la Muerte" castellana es de principios del siglo XV. Se conserva en un manuscrito de la Biblioteca de El Escorial. Consta de más de seiscientos versos y en ella, la Muerte va llamando a bailar a diversos personajes, como el Papa, el Obispo, el Emperador, el Sacristán, el Labrador, etc., al tiempo que les recuerda que los goces mundanos tienen su fin y que todos han de morir. Todos caen en sus brazos.

Este macabro espectáculo se desarrolló en toda la literatura europea, procedente de Francia. El tema de la muerte dominó la Baja Edad Media, y frente a ella no había resignación cristiana, sino terror ante la pérdida de los placeres terrenales. Presenta, por un lado, una intención religiosa: recordar que los goces del mundo son perecederos y que hay que estar preparado para morir cristianamente; por otro lado, una intención satírica al hacer que todos caigan muertos, con independencia de su edad o su posición social, dado el poder igualatorio de la muerte.



*FRAGMENTO de "Danza de la muerte" de Juan de Pedraza (1551) *

DAMA -De gracias dotada, ¿quién tal como yo? 165
En toda hermosura, ¿quién tanto perfeta?
Dispuesta, galana, no menos discreta,
¿en quién la natura así se revió?
¿Qué fama de hermosa tan alto voló,
según que contemplo, por más que volase, 170
que a ser de la mía igual alcanzase?
¿Ni quién tan servida de grandes se vio?
¡Oh, cuántos hoy penan que son amadores,
heridos de manos del alto Cupido,
con un desigual dolor muy crecido, 175
a mí muy sujetos por causa de amores!




(Vuelve la MUERTE.)



MUERTE ¡En cuánta jactancia de vanos dulzores
yaces, hermosa, de mí trascordada,
que vengo con priesa por ti, que casada
estás con el mundo, compuesta de errores! 180


DAMA ¡Oh, válame Dios, y qué sobrevienta
que siento al presente, y cuán gran turbación,
pues veo delante tan triste visión,
en nada apacible, según que lamenta!
Dolor excesivo me ha dado que sienta, 185
para la vida privar muy bastante.
Suplícote, Muerte, que pases alante,
no cures hacer de mí tanta cuenta.
Usa de ser muy bien comedida
conmigo, que en ver tu crueza, 190
mira que en Dama de tanta belleza.
Razón no consiente que falte la vida.


MUERTE Por más que seáis galana y polida,
conmigo do cuenta daréis sin errar,
iréis brevemente, sin más dilatar. 195
¡Sus! Vamos, pues veis que estoy de partida.




(Se van)

No hay comentarios: