Páginas vistas en total

martes, 20 de octubre de 2009

"NO ME PISEN LAS FLORES"




Fotografía: Julia Fullerton Batten (Alemania)

www.juliafullerton-batten.com



NO ME PISEN LAS FLORES



En 1871, una revolución dejó a París, por segunda vez, en manos de los comuneros.
Charles Baudelaire comparó a la policía con el dios Júpiter, y advirtió que el culto de la belleza desaparece cuando no hay aristocracia.
Théophile Gautier dio testimonio:
--Las bestias malolientes, con sus aullidos salvajes, nos invaden.
El efímero gobierno de la Comuna quemó la guillotina, ocupó los cuarteles, separó la Iglesia del Estado, entregó a los obreros las fábricas cerradas por los patrones, prohibió el trabajo nocturno y estableció la enseñanza laica, gratuita y obligatoria.
--La enseñanza laica, gratuita y obligatoria no hará más que aumentar el número de los imbéciles --profetizó Gustabe Flaubert.
Poco duró la Comuna. Dos meses y algo. Las tropas que habían huido a Versalles volvieron al ataque y, tras varios días de combate, arrasaron las barricadas obreras y fusilando celebraron la victoria. Durante una semana fusilaron noche y día, ráfagas de ametralladoras que mataban de a veinte en veinte. Entonces Flaubert aconsejó no tener compasión con los perros rabiosos y como primer remedio recomendó acabar con el sufragio universal, que es una vergüenza del espíritu humano.
También Anatole France celebró la carnicería:
--Los comuneros son un comité de asesinos, una partida de bribones. Por fin el gobierno del crimen y de la demencia se está pudriendo ante los pelotones de fusilamiento.
Emile Zola anunció:
--El pueblo de París calmará sus fiebres y crecerá en sabiduría y esplendor.
Los vencedores erigieron la Basílica del Sacré-Coeur, en la colina de Montmartre, para agradecer a Dios la victoria concedida.
Mucho atrae a los turistas esa gran torta de crema.


("Espejos", Eduardo Galeano)

No hay comentarios: