Páginas vistas en total

jueves, 29 de enero de 2009

PHOTO: KAREL KUEHNE + POETRY: CHARLES BUKOWSKY


********************************
Photo: Karel Kuehne
www.karelkuehne.com/

********************************



Me gustan los colores
de sus ropas,
su manera de andar,
la crueldad de algunos rostros
de vez en cuando
la belleza casi pura de una cara
total y encantadoramente femenina.

Están por encima de nosotros
planean mejor y se organizan mejor.
Mientras los hombres ven televisión
toman cervezas y juegan al béisbol,
ellas, las mujeres,
piensan en nosotros, concentrándose,
estudiando, decidiendo, si aceptarnos,
descartarnos, cambiarnos, matarnos o
simplemente abandonarnos.

Al final no importa
ya que hicieran lo que hicieran
acabamos locos y solos.

(Charles Bukowski)


+ sobre su obra en:

www.bukowski.net/
(139 poemas en inglés)

www.elortiba.org/bukow.html



******************************


::::::TRASLATION:::::::
(Sorry if the translation is bad)



I like the colors
their clothes,
his gait,
the cruelty of some faces
occasionally
almost pure beauty of a face
total and delightfully feminine.

Are above us
better planned and organized better.
While the men watch television
drink beer and play baseball,
These women,
We believe in concentrating,
studying, deciding, whether to accept,
discard, change, kill or
just leave.

In the end, no matter
and to do what they do
just crazy and alone.

Fotografía: Azim Haidaryan + Poesía: Charles Bukowsky


************************************
PHOTO: Azim Haidaryan

www.azimhaidaryan.com/

(Coming soon...)

***********************************



No te olvides
de que siempre hay alguien -o algo-
esperando por vos,
algo más fuerte, más inteligente,
más malo, más amable, más duradero,
más grande, algo mejor,
algo peor, algo con
ojos de tigre, mandibulas de tiburón.
Algo más loco que la locura,
más cuerdo que la cordura,
siempre hay alguien -o algo-
esperandote:
mientrás te ponés los zapatos,
mientras dormis
o cuando vaciás un tacho de basura,
o acariciás a tu gato,
o cepillás tus dientes,
o festejás un feriado,
siempre hay alguien -o algo-
esperándote.


metételo en la cabeza
para que, cuando pase,
estés lo más listo posible
mientras,
que tengás un buen día
-si es que todavía estás ahí-
Yo pienso que estoy

-me acabo de quemar los dedos
con este cigarro-


(Charles Bukowski)

"CIUDAD DE DIOS"



"Finales de los 60. Buscapé tiene 11 años y es sólo un niño más en Cidade de Deus, un suburbio de Río de Janeiro. Tímido y delicado, observa a los niños duros de su barrio, sus robos, sus enfrentamientos diarios con la policía. Ya sabe lo que quiere ser si consigue sobrevivir: fotógrafo. Dadinho, un niño de su misma edad, se traslada al barrio. Sueña con ser el criminal más peligroso de Río de Janeiro y empieza su aprendizaje haciendo recados para los delincuentes locales. Admira a Cabeleira y su pandilla, que se dedica a atracar los camiones del gas y hacen otros pequeños robos armados. Cabeleira da a Dadinho la oportunidad de cometer su primer asesinato. El primero de muchos.
Los años 70. Buscapé sigue estudiando, trabaja de vez en cuando y camina por la estrecha frontera que separa el crimen de la vida "honesta". Dadinho ya tiene una pequeña pandilla y grandes ambiciones. Cuando descubre que el tráfico de cocaína es muchísismo más rentable que el robo se pone a reorganizar su negocio, que pronto florece.
Principios de los 89. Tras unos intentos de robo fallidos, Buscapé finalmente consigue una cámara y así hace realidad el sueño de su infancia. Dadinho también ha hecho realidad su sueño: a los 18 años es conocido como Zé Pequeno, el narcotraficaficante más temido y respetado de Río. Su palabra es ley en Cidade de Deus. Rodeado por sus amigos de la infancia y protegido por un ejército de niños de entre 9 y 14 años, nadie le disputa el poder. Hasta que aparece Manu Galinha. Un cobrador de autobús que fue testigo de la violación de su novia, decide vengarse matando a Zé Pequeno. Empieza a correr la noticia y casi de la noche a la mañana un grupo de niños con la misma idea forma un ejercito armado. Estalla la guerra en Cidade de deus".



"Ciudad de Dios"(trailer)





"City of God"(trailer)






Año 2002
Nacionalidad Brasil
Estreno 31-01-2003
Género Drama
Duración 135 m.
T. original Cidade de Deus
Dirección Fernando Meirelles
Kátia Lund
Intérpretes Matheus Nachtergaele (Sandro Cenoura)
Seu Jorge (Mané Galinha)
Alexandre Rodrigues (Buscapé)
Leandro Firmino da Hora (Zé Pequeno)
Douglas Silva (Dadinho)
Guión Bráulio Mantovani
Fotografía César Charlone
Música Antonio Pinto
Ed Cortês
Montaje Daniel Rezende

"LA CÁMARA OSCURA"





Dirigida por María Victoria Menis, invita a adentrarnos en ese universo tan singular como lo es "la mirada humana" y su misterioso proceso de construcción.




"Ménage à trois"




***************************************

Photo: Paul Westlake

www.paulwestlake.com/


************************************





"Ménage à trois"



* Cortometraje dirigido por Celeste Carrizo. Durante un viaje en ascensor una chica imagina situaciones con quienes la acompañan.




* Short film directed by Celeste Carrizo. During a trip in an elevator with a girl who imagines situations accompany.








"EL ESPEJO DE LA MELANCOLÍA"


************************************
PHOTO: Miles Aldridge

www.milesaldridge.com/

***********************************



El espejo de la melancolía


"¡Todo es espejo!", Octavio Paz

...vivía delante de su gran espejo sombrío, el famoso espejo cuyo modelo había diseñado ella misma... Tan confortable era que presentaba unos salientes en donde apoyar los brazos de manera de permanecer muchas horas frente a él sin fatigarse. Podemos conjeturar que habiendo creído diseñar un espejo, Erzsébet trazó los planos de su morada. Y ahora comprendemos por qué sólo la música más arrebatadoramente triste de su orquesta de gitanos o las riesgosas partidas de caza o el violento perfume de las hierbas mágicas en la cabaña de la hechicera o -sobre todo- los subsuelos anegados de sangre humana, pudieron alumbrar en los ojos de su perfecta cara algo a modo de mirada viviente. Porque nadie tiene más sed de tierra, de sangre y de sexualidad feroz que estas criaturas que habitan los fríos espejos. Y a propósito de espejos: nunca pudieron aclararse los rumores acerca de la homosexualidad de la condesa, ignorándose si se trataba de una tendencia inconsciente o si, por lo contrario, la aceptó con naturalidad, como un derecho más que le correspondía. En lo esencial, vivió sumida en su ámbito exclusivamente femenino. No hubo sino mujeres en sus noches de crímenes. Luego, algunos detalles, son obviamente reveladores: por ejemplo, en la sala de torturas, en los momentos de máxima tensión, solía introducir ella misma un cirio ardiente en el sexo de la víctima. También hay testimonios que dicen de una lujuria menos solitaria. Una sirvienta aseguró en el proceso que una aristocrática y misteriosa dama vestida de mancebo visitaba a la condesa. En una ocasión las descubrió juntas, torturando a una muchacha. Pero se ignora si compartían otros placeres que los sádicos.

Continúo con el tema del espejo. Si bien no se trata de explicar a esta siniestra figura, es preciso detenerse en el hecho de que padecía el mal del siglo XVI: la melancolía.

Un color invariable rige al melancólico: su interior es un espacio de color de luto; nada pasa allí, nadie pasa. Es una escena sin decorados donde el yo inerte es asistido por el yo que sufre por esa inercia. Éste quisiera liberar al prisionero, pero cualquier tentativa fracasa como hubiera fracasado Teseo si , además de ser él mismo, hubiese sido, también, el Minotauro; matarlo, entonces, habría exigido matarse. Pero hay remedios fugitivos: los placeres sexuales, por ejemplo, por un breve tiempo pueden borrar la silenciosa galería de ecos y de espejos que es el alma melancólica. Y más aún: hasta pueden iluminar ese recinto enlutado y transformarlo en una suerte de cajita de música con figuras de vivos y alegres colores que danzan y cantan deliciosamente. Luego, cuando se acabe la cuerda, habrá que retornar a la inmovilidad y al silencio. La cajita de música no es un medio de comparación gratuito. Creo que la melancolía es, en suma, un problema musical: una disonancia, un ritmo trastornado. Mientras afuera todo sucede con un ritmo vertiginoso de cascada, adentro hay una lentitud exhausta de gota de agua cayendo de tanto en tanto. De allí que ese afuera contemplado desde el adentro melancólico resulte absurdo e irreal y constituya "la farsa que todos tenemos que representar". Pero por un instante -sea por una música salvaje, o alguna droga, o el acto sexual en su máxima violencia-, el ritmo lentísimo del melancólico no sólo llega a acordarse con el del mundo externo, sino que lo sobrepasa con una desmesura indeciblemente dichosa; y el yo vibra animado por energías delirantes.

Al melancólico el tiempo se le manifiesta como suspensión del transcurrir -en verdad, hay un transcurrir, pero su lentitud evoca el crecimiento de las uñas de los muertos- que precede y continúa a la violencia fatalmente efímera. Entre dos silencios o dos muertes, la prodigiosa y fugaz velocidad, revestida de variadas formas que van de la inocente ebriedad a las perversiones sexuales y aun al crimen. Y pienso en Erzsébet Báthory y en sus noches cuyo ritmo medían los gritos de las adolescentes. El libro que comento en estas notas lleva un retrato de la condesa: la sombría y hermosa dama se parece a la alegoría de la melancolía que muestran los viejos grabados. Quiero recordar, además, que en su época una melancólica significaba una poseída por el demonio.

[...]


("La condesa sangrienta", Alejandra Pizarnik, poeta y narradora argentina)

"AGONÍA"


*********************************
PHOTO:Karel Kuehne
www.karelkuehne.com/

*********************************




"Si todavía rondaras por aquí
Te cogería
Te sacudiría por las rodillas
Te soplaría aire calientes en ambas orejas.

Tu, que podías escribir como una Pantera
Todo lo que se te metiera en las venas
Qué clase de verde sangre
Te arrastró a tu destino.

Si todavía rondaras por aquí
Te desgarraría para meterme en tu miedo
Te lo arrancaría
Para que colgara como un pellejo
Como jirones de miedo.

Te daría la vuelta
Te pondría de cara al viento
Doblaría tu espalda sobre mi rodilla
Masticaría tu nuca
Hasta que abrieras tu boca a esta vida".

Sam Shepard, "Crónicas de Motel"



:::::::::::::::::::::::::::::::::


*Agonía: Del Griego αγωνία, "el sufrimiento extremo"...

*Agon o Ágon: (en griego clásico ἀγών), lucha o desafío.




(Ésta fotografía me recordó a las pinturas sobre la Pasión de Cristo. Él en agonía, su madre y el apostol Juan acompañándola. Por el uso del claroscuro sería una visión del período barroco)


::::::::::TRASLATION:::::::::::::::::::

*Agony: The Greek αγωνία "extreme suffering" ...

*Agon (in classical Greek ἀγών), fight or challenge.


(This picture reminded me of the paintings on the Passion of Christ. He in agony, her mother and accompanied the apostle John. The use of chiaroscuro is a vision of the Baroque period)

"EL CUENTO DE NAVIDAD DE AUGIE WREN"



******************************************

PHOTO: Philip-Lorca diCorcia (USA, 1951)

More in:
www.artnet.com/artist/5238/philip-lorca-dicorcia.html

*******************************************



"El cuento de navidad de Auggie Wren"
(Paul Auster)




Le oí este cuento a Auggie Wren.
Dado que Auggie no queda demasiado bien en él, por lo menos no todo lo bien que a él le habría gustado, me pidió que no utilizara su verdadero nombre.
Aparte de eso, toda la historia de la cartera perdida, la anciana ciega y la comida de Navidad es exactamente como él me la contó.

Auggie y yo nos conocemos desde hace casi once años.
Él trabaja detrás del mostrador de un estanco en la calle Court, en el centro de Brooklyn, y como es el único estanco que tiene los puritos holandeses que a mí me gusta fumar, entro allí bastante a menudo.
Durante mucho tiempo apenas pensé en Auggie Wren.
Era el extraño hombrecito que llevaba una sudadera azul con capucha y me vendía puros y revistas, el personaje pícaro y chistoso que siempre tenía algo gracioso que decir acerca del tiempo, de los Mets o de los políticos de Washington, y nada más.

Pero luego, un día, hace varios años, él estaba leyendo una revista en la tienda cuando casualmente tropezó con la reseña de un libro mío.
Supo que era yo porque la reseña iba acompañada de una fotografía, y a partir de entonces las cosas cambiaron entre nosotros.
Yo ya no era simplemente un cliente más para Auggie, me había convertido en una persona distinguida.
A la mayoría de la gente le importan un comino los libros y los escritores, pero resultó que Auggie se consideraba un artista.
Ahora que había descubierto el secreto de quién era yo, me adoptó como a un aliado, un confidente, un camarada.
A decir verdad, a mí me resultaba bastante embarazoso.
Luego, casi inevitablemente, llegó el momento en que me preguntó si estaría yo dispuesto a ver sus fotografías.
Dado su entusiasmo y buena voluntad, no parecía que hubiera manera de rechazarle.

Dios sabe qué esperaba yo.
Como mínimo, no era lo que Auggie me enseñó al día siguiente.
En una pequeña trastienda sin ventanas abrió una caja de cartón y sacó doce álbumes de fotos negros e idénticos.
Dijo que aquélla era la obra de su vida, y no tardaba más de cinco minutos al día en hacerla.
Todas las mañanas durante los últimos doce años se había detenido en la esquina de la Avenida Atlantic y la calle Clinton exactamente a las siete y había hecho una sola fotografía en color de exactamente la misma vista.
El proyecto ascendía ya a más de cuatro mil fotografías.
Cada álbum representaba un año diferente y todas las fotografías estaban dispuestas en secuencia, desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre, con las fechas cuidadosamente anotadas debajo de cada una.







Mientras hojeaba los álbumes y empezaba a estudiar la obra de Auggie, no sabía qué pensar.
Mi primera impresión fue que se trataba de la cosa más extraña y desconcertante que había visto nunca.
Todas las fotografías eran iguales.
Todo el proyecto era un curioso ataque de repetición que te dejaba aturdido, la misma calle y los mismos edificios una y otra vez, un implacable delirio de imágenes redundantes.
No se me ocurría qué podía decirle a Auggie; así que continué pasando las páginas, asintiendo con la cabeza con fingida apreciación.
Auggie parecía sereno, mientras me miraba con una amplia sonrisa en la cara, pero cuando yo llevaba ya varios minutos observando las fotografías, de repente me interrumpió y me dijo:

- Vas demasiado deprisa.
Nunca lo entenderás si no vas más despacio.

Tenía razón, por supuesto.
Si no te tomas tiempo para mirar, nunca conseguirás ver nada.
Cogí otro álbum y me obligué a ir más pausadamente.
Presté más atención a los detalles, me fijé en los cambios en las condiciones meteorológicas, observé las variaciones en el ángulo de la luz a medida que avanzaban las estaciones.
Finalmente pude detectar sutiles diferencias en el flujo del tráfico, prever el ritmo de los diferentes días (la actividad de las mañanas laborables, la relativa tranquilidad de los fines de semana, el contraste entre los sábados y los domingos).
Y luego, poco a poco, empecé a reconocer las caras de la gente en segundo plano, los transeúntes camino de su trabajo, las mismas personas en el mismo lugar todas las mañanas, viviendo un instante de sus vidas en el objetivo de la cámara de Auggie.

Una vez que llegué a conocerles, empecé a estudiar sus posturas, la diferencia en su porte de una mañana a la siguiente, tratando de descubrir sus estados de ánimo por estos indicios superficiales, como si pudiera imaginar historias para ellos, como si pudiera penetrar en los invisibles dramas encerrados dentro de sus cuerpos.
Cogí otro álbum.
Ya no estaba aburrido ni desconcertado como al principio.
Me di cuenta de que Auggie estaba fotografiando el tiempo, el tiempo natural y el tiempo humano, y lo hacía plantándose en una minúscula esquina del mundo y deseando que fuera suya, montando guardia en el espacio que había elegido para sí.
Mirándome mientras yo examinaba su trabajo, Auggie continuaba sonriendo con gusto.
Luego, casi como si hubiera estado leyendo mis pensamientos, empezó a recitar un verso de Shakespeare.

- Mañana y mañana y mañana - murmuró entre dientes -, el tiempo avanza con pasos menudos y cautelosos.

Comprendí entonces que sabía exactamente lo que estaba haciendo.







Eso fue hace más de dos mil fotografías.
Desde ese día Auggie y yo hemos comentado su obra muchas veces, pero hasta la semana pasada no me enteré de cómo había adquirido su cámara y empezado a hacer fotos.
Ése era el tema de la historia que me contó, y todavía estoy esforzándome por entenderla.

A principios de esa misma semana me había llamado un hombre del New York Times y me había preguntado si querría escribir un cuento que aparecería en el periódico el día de Navidad.
Mi primer impulso fue decir que no, pero el hombre era muy persuasivo y amable, y al final de la conversación le dije que lo intentaría.
En cuanto colgué el teléfono, sin embargo, caí en un profundo pánico.
¿Qué sabía yo sobre la Navidad?, me pregunté.
¿Qué sabía yo de escribir cuentos por encargo?

Pasé los siguientes días desesperado; guerreando con los fantasmas de Dickens, O. Henry y otros maestros del espíritu de la Natividad.
Las propias palabras "cuento de Navidad" tenían desagradables connotaciones para mí, en su evocación de espantosas efusiones de hipócrita sensiblería y melaza.
Ni siquiera los mejores cuentos de Navidad eran otra cosa que sueños de deseos, cuentos de hadas para adultos, y por nada del mundo me permitiría escribir algo así.
Sin embargo, ¿cómo podía nadie proponerse escribir un cuento de Navidad que no fuera sentimental?
Era una contradicción en los términos, una imposibilidad, una paradoja.
Sería como tratar de imaginar un caballo de carreras sin patas o un gorrión sin alas.

No conseguía nada.
El jueves salí a dar un largo paseo, confiando en que el aire me despejaría la cabeza.
Justo después del mediodía entré en el estanco para reponer mis existencias, y allí estaba Auggie, de pie detrás del mostrador, como siempre.
Me preguntó cómo estaba.
Sin proponérmelo realmente, me encontré descargando mis preocupaciones sobre él.

- ¿Un cuento de Navidad? - dijo él cuando yo hube terminado.
¿Sólo es eso?
Si me invitas a comer, amigo mío, te contaré el mejor cuento de Navidad que hayas oído nunca.
Y te garantizo que hasta la última palabra es verdad.

Fuimos a Jack's, un restaurante angosto y ruidoso que tiene buenos sandwiches de pastrami y fotografías de antiguos equipos de los Dodgers colgadas de las paredes.
Encontramos una mesa al fondo, pedimos nuestro almuerzo y luego Auggie se lanzó a contarme su historia.

- Fue en el verano del setenta y dos - dijo.
Una mañana entró un chico y empezó a robar cosas de la tienda.
Tendría unos diecinueve o veinte años, y creo que no he visto en mi vida un ratero de tiendas más patético.
Estaba de pie al lado del expositor de periódicos de la pared del fondo, metiéndose libros en los bolsillos del impermeable.
Había mucha gente junto al mostrador en aquel momento, así que al principio no le vi.
Pero cuando me di cuenta de lo que estaba haciendo, empecé a gritar.
Echó a correr como una liebre, y cuando yo conseguí salir de detrás del mostrador, él ya iba como una exhalación por la avenida Atlantic.
Le perseguí más o menos media manzana, y luego renuncié.
Se le había caído algo, y como yo no tenía ganas de seguir corriendo me agaché para ver lo que era.

Resultó que era su cartera.
No había nada de dinero, pero sí su carnet de conducir junto con tres o cuatro fotografías.
Supongo que podría haber llamado a la poli para que le arrestara.
Tenía su nombre y dirección en el carnet, pero me dio pena.
No era más que un pobre desgraciado, y cuando miré las fotos que llevaba en la cartera, no fui capaz de enfadarme con él.
Robert Goodwin. Así se llamaba.
Recuerdo que en una de las fotos estaba de pie rodeando con el brazo a su madre o abuela.
En otra estaba sentado a los nueve o diez años vestido con un uniforme de béisbol y con una gran sonrisa en la cara.
No tuve valor.
Me figuré que probablemente era drogadicto.
Un pobre chaval de Brooklyn sin mucha suerte, y, además, ¿qué importaban un par de libros de bolsillo?

Así que me quedé con la cartera.
De vez en cuando sentía el impulso de devolvérsela, pero lo posponía una y otra vez y nunca hacía nada al respecto.
Luego llega la Navidad y yo me encuentro sin nada que hacer.
Generalmente el jefe me invita a pasar el día en su casa, pero ese año él y su familia estaban en Florida visitando a unos parientes.
Así que estoy sentado en mi piso esa mañana compadeciéndome un poco de mí mismo, y entonces veo la cartera de Robert Goodwin sobre un estante de la cocina.
Pienso qué diablos, por qué no hacer algo bueno por una vez, así que me pongo el abrigo y salgo para devolver la cartera personalmente.

La dirección estaba en Boerum Hill, en las casas subvencionadas.
Aquel día helaba, y recuerdo que me perdí varias veces tratando de encontrar el edificio.
Allí todo parece igual, y recorres una y otra vez la misma calle pensando que estás en otro sitio.
Finalmente encuentro el apartamento que busco y llamo al timbre.
No pasa nada.
Deduzco que no hay nadie, pero lo intento otra vez para asegurarme.
Espero un poco más y, justo cuando estoy a punto de marcharme, oigo que alguien viene hacia la puerta arrastrando los pies.
Una voz de vieja pregunta quién es, y yo contesto que estoy buscando a Robert Goodwin.

- ¿Eres tú, Robert? - dice la vieja, y luego descorre unos quince cerrojos y abre la puerta.

Debe tener por lo menos ochenta años, quizá noventa, y lo primero que noto es que es ciega.

- Sabía que vendrías, Robert - dice -.
Sabía que no te olvidarías de tu abuela Ethel en Navidad.

Y luego abre los brazos como si estuviera a punto de abrazarme.

Yo no tenía mucho tiempo para pensar, ¿comprendes?
Tenía que decir algo deprisa y corriendo, y antes de que pudiera darme cuenta de lo que estaba ocurriendo, oí que las palabras salían de mi boca.

- Está bien, abuela Ethel - dij e-.
He vuelto para verte el día de Navidad.

No me preguntes por qué lo hice.
No tengo ni idea.
Puede que no quisiera decepcionarla o algo así, no lo sé.
Simplemente salió así y de pronto, aquella anciana me abrazaba delante de la puerta y yo la abrazaba a ella.

No llegué a decirle que era su nieto.
No exactamente, por lo menos, pero eso era lo que parecía.
Sin embargo, no estaba intentando engañarla.
Era como un juego que los dos habíamos decidido jugar, sin tener que discutir las reglas.
Quiero decir que aquella mujer sabía que yo no era su nieto Robert.
Estaba vieja y chocha, pero no tanto como para no notar la diferencia entre un extraño y su propio nieto.
Pero la hacía feliz fingir, y puesto que yo no tenía nada mejor que hacer, me alegré de seguirle la corriente.

Así que entramos en el apartamento y pasamos el día juntos.
Aquello era un verdadero basurero, podría añadir, pero ¿qué otra cosa se puede esperar de una ciega que se ocupa ella misma de la casa?
Cada vez que me preguntaba cómo estaba yo le mentía.
Le dije que había encontrado un buen trabajo en un estanco, le dije que estaba a punto de casarme, le conté cien cuentos chinos, y ella hizo como que se los creía todos.

- Eso es estupendo, Robert - decía, asintiendo con la cabeza y sonriendo.
Siempre supe que las cosas te saldrían bien.

Al cabo de un rato, empecé a tener hambre.
No parecía haber mucha comida en la casa, así que me fui a una tienda del barrio y llevé un montón de cosas.
Un pollo precocinado, sopa de verduras, un recipiente de ensalada de patatas, pastel de chocolate, toda clase de cosas.
Ethel tenía un par de botellas de vino guardadas en su dormitorio, así que entre los dos conseguimos preparar una comida de Navidad bastante decente.
Recuerdo que los dos nos pusimos un poco alegres con el vino, y cuando terminamos de comer fuimos a sentarnos en el cuarto de estar, donde las butacas eran más cómodas.
Yo tenía que hacer pis, así que me disculpé y fui al cuarto de baño que había en el pasillo.
Fue entonces cuando las cosas dieron otro giro.
Ya era bastante disparatado que hiciera el numerito de ser el nieto de Ethel, pero lo que hice luego fue una verdadera locura, y nunca me he perdonado por ello.

Entro en el cuarto de baño y, apiladas contra la pared al lado de la ducha, veo un montón de seis o siete cámaras.
De treinta y cinco milímetros, completamente nuevas, aún en sus cajas, mercancía de primera calidad.
Deduzco que eso es obra del verdadero Robert, un sitio donde almacenar botín reciente.
Yo no había hecho una foto en mi vida, y ciertamente nunca había robado nada, pero en cuanto veo esas cámaras en el cuarto de baño, decido que quiero una para mí.
Así de sencillo.
Y, sin pararme a pensarlo, me meto una de las cajas bajo el brazo y vuelvo al cuarto de estar.

No debí ausentarme más de unos minutos, pero en ese tiempo la abuela Ethel se había quedado dormida en su butaca.
Demasiado Chianti, supongo.
Entré en la cocina para fregar los platos y ella siguió durmiendo a pesar del ruido, roncando como un bebé.
No parecía lógico molestarla, así que decidí marcharme.
Ni siquiera podía escribirle una nota de despedida, puesto que era ciega y todo eso, así que simplemente me fui.
Dejé la cartera de su nieto en la mesa, cogí la cámara otra vez y salí del apartamento.
Y ése es el final de la historia.

- ¿Volviste alguna vez? - le pregunté.

- Una sola - contestó.
Unos tres o cuatro meses después.
Me sentía tan mal por haber robado la cámara que ni siquiera la había usado aún.
Finalmente tomé la decisión de devolverla, pero la abuela Ethel ya no estaba allí.
No sé qué le había pasado, pero en el apartamento vivía otra persona y no sabía decirme dónde estaba ella.

- Probablemente había muerto.

- Sí, probablemente.

- Lo cual quiere decir que pasó su última Navidad contigo.

- Supongo que sí.
Nunca se me había ocurrido pensarlo.

- Fue una buena obra, Auggie.
Hiciste algo muy bonito por ella.

- Le mentí y luego le robé.
No veo cómo puedes llamarle a eso una buena obra.

- La hiciste feliz.
Y además la cámara era robada.
No es como si la persona a quien se la quitaste fuese su verdadero propietario.

- Todo por el arte, ¿eh, Paul?

- Yo no diría eso.
Pero por lo menos le has dado un buen uso a la cámara.

- Y ahora tienes un cuento de Navidad, ¿no?

- Sí - dije -.
Supongo que sí.

Hice una pausa durante un momento, mirando a Auggie mientras una sonrisa malévola se extendía por su cara.
Yo no podía estar seguro, pero la expresión de sus ojos en aquel momento era tan misteriosa, tan llena del resplandor de algún placer interior, que repentinamente se me ocurrió que se había inventado toda la historia.
Estuve a punto de preguntarle si se había quedado conmigo, pero luego comprendí que nunca me lo diría.
Me había embaucado, y eso era lo único que importaba.
Mientras haya una persona que se la crea, no hay ninguna historia que no pueda ser verdad.

- Eres un as, Auggie - dije -.
Gracias por ayudarme.

- Siempre que quieras - contestó él, mirándome aún con aquella luz maníaca en los ojos.
Después de todo, si no puedes compartir tus secretos con los amigos, ¿qué clase de amigo eres?

- Supongo que estoy en deuda contigo.

- No, no.
Simplemente escríbela como yo te la he contado y no me deberás nada.

- Excepto el almuerzo.

- Eso es.
Excepto el almuerzo.

Devolví la sonrisa de Auggie con otra mía y luego llamé al camarero y pedí la cuenta.





Texto: "Smoke & Blue in the face",
Paul Auster






domingo, 18 de enero de 2009

Bataille + Tony Notarberardino




******************************
PH:Tony Notarberardino

www.notarberardino.com/

*****************************




@ Hoy les traigo unos fragmentos de una obra de un escritor que conocí por medio de una "amiguita" que lee éstas cosillas.

Quién desee leer el texto completo de "Madame Edwarda" que reseño al final, les dejo el link, pero les anticipo que es bastante...emmm, cuando lo lean uds dirán...



Eres el horror de la noche
te amo como se agoniza
eres frágil como la muerte

te amo como se delira
sabes que mi cabeza muere
eres la inmensidad del temor

eres bella como matar
el corazón desmesurado me asfixio
tu vientre desnudo como la noche

mi locura y mi miedo
tienen grandes ojos muertos
la fijeza de la fiebre

lo que mira en esos ojos
es la nada del universo
mis ojos son ciegos cielos

en mi impenetrable noche
está gritando lo imposible
todo se desploma.

véndame los ojos
amo la noche
mi corazón es negro

empújame hacia la noche
todo es falso
sufro

el mundo siente la muerte
los pájaros vuelan los ojos desorbitados
eres sombría como un cielo negro.




Ferozmente intenso... don Bataille, no?


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::................




"Madame Edwarda", 1937

de

Georges Bataille...





"MI ANGUSTIA ES AL FIN LA ABSOLUTA SOBERANA. MI SOBERANÍA MUERTA HA QUEDADO INASIBLE EN LA CALLE —ALREDEDOR DE ELLA HAY UN SILENCIO DE TUMBA- AGAZAPADA EN LA ESPERA DE ALGO TERRIBLE—Y SIN EMBARGO SU TRISTEZA SE RIE DE TODO".


He terminado.
Del sueño que nos dejó algún tiempo dormidos en el interior del taxi, fui el primero en despertar, enfermo . . . El resto es ironía, larga espera de la muerte . . .




www.poeticamentecorrecto.blogspot.com/2007/03/madame-edwardag...




@ Bataille nació en 1897 y murió en 1962, escritor, antropólogo y pensador francés .Fundador de numerosas publicaciones y grupos de escritores, Bataille es autor de una obra abundante y diversa: lecturas, poemas, ensayos sobre numerosos temas (sobre el misticismo de la economía, poesía, filosofía, las artes, el erotismo).



"EVA Y LA SERPIENTE"


*************************************
PHOTO:Marlies Dekkers
www.marliesdekkers.nl/

************************************



14 Entonces Yahvé Dios dijo a la serpiente:
«Por haber hecho esto,
maldita seas entre todas las bestias
y entre todos los animales del campo.
Sobre tu vientre caminarás,
y polvo comerás
todos los días de tu vida.
15 Enemistad pondré entre ti y la mujer,
entre tu linaje y su linaje:
él te pisará la cabeza
mientras acechas tú su calcañar.


("Genesis")



"Ophelia"


"En las aguas profundas que acunan las estrellas, blanca y cándida,
Ofelia flota como un gran lirio,
flota tan lentamente,
recostada en sus velos..."

(Rimbaud)

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

PH: LAMPEDUZA

lampeduzarulez.blogspot.com/

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


@ Muchos conocen la historia de Ofelia, la Ofelia de la obra de Shakespeare "Hamlet", fué y es un recurso artístico inevitable como vemos hoy, aquí les contaré como hizo Millais su famoso retrato www.tate.org.uk/ophelia/ ...




Millais eligió concretamente el tema del suicidio de Ofelia, ésta aparece flotando en las plácidas aguas de un riachuelo, sosteniendo unas flores en una de sus manos mientras que las guirnaldas con las que se había engalanado flotan sobre su cuerpo.

Para su plasmación en el lienzo, el artista pasó varios días junto a un río pintando para poder retratar con exactitud las flores y plantas de sus márgenes y alrededores en un laborioso y concienzudo trabajo de observación, haciendo gala de uno de los principios artísticos fundamentales ya comentados de los Prerrafaelitas, la rigurosa fidelidad a la naturaleza. También ejemplo de este interés por la fidelidad llevada al máximo extremo es el hecho de que la joven que posó como modelo de Ofelia, Elisabeth Eleanor Siddal, pintora, poetisa y arquetipo estético del movimiento, lo hacía sumergida en una bañera vestida con un traje de época. En esta obra, Millais consigue captar y reflejar el momento del tránsito de la vida a la muerte de la joven mientras ésta flora en el agua mansa mientras de su boca casi puede apreciarse como escapa el último aliento.



"EL CANTAR DE LOS NIBELUNGOS": KRIMILDA








@ Krimilda (Crimilda) es un personaje de la leyenda épica germánica, el "Cantar de los nibelungos", escrito en el siglo XIII y de autor anónimo. Éste personaje es la hermana del rey Gunter de Borgoña, y esposa del héroe Sigfrido.


Krimilda era reconocida por su singular belleza, y pronto quedó enamorada del aguerrido Sigfrido. Gracias a su hazañas al servicio de Gunter, se ganó la mano de Krimilda, y ambos se casaron felices, compartiendo ella la posesión del tesoro de los nibelungos, en posesión del héroe.

Desde el principio, hubo gran rivalidad entre ella y Brunilda, esposa de Gunter. Esto desencadenaría una serie de hechos que a la larga llevaron a la muerte por traición de Sigfrido a manos de Hagen (un guerrero del rey), por orden del propio Gunter. La muerte de su esposo la sumió en la tristeza, y el villano Hagen pudo arrebatarle el mágico tesoro de los nibelungos, del cual se decía que podía extraerse cuantas riquezas se quisieran sin que se agotaran nunca. Pero al caer en manos de alguien como Hagen, el hechizo dejó de funcionar, y éste lo arrojó airado al río Rin.

Años después, el rey guerrero Etzel (Atila) pidió la mano de la bella Krimilda en matrimonio, a lo que ella accedió, con la oscura intención de ganar poder para cobrar su venganza contra Hagen y Gunter. Tras algún tiempo, invitó a sus enemigos con falsa amabilidad al palacio de Etzel. Allí, consiguió que estallara una lucha entre los guerreros hunos y los de Borgoña, de la que sólo salieron vivos Hagen y Gunter. En la lucha, el único hijo que había tenido con Etzel, de nombre Ortlieb, fue muerto por Hagen. Gunter fue decapitado por orden de la reina, y Hagen, negándose a devolver el tesoro, ya que no podía devolverle a Krimilda a su amado Sigfrido, sufrió el mismo destino a manos de la reina. Ésta sin embargo murió a continuación cuando uno de los caballeros de Etzel consideró que había dado una muerte indigna a un gran guerrero como Hagen.



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


*Muestra de realización musical sobre la película Los Nibelungos, de Fritz Lang. Autor, Jorge Taramasco*

http://www.youtube.com/watch?v=T1Vr52nKFG0&;feature=related


*Un resumen en vídeo de la obra Cantar de los Nibelungos*
http://www.youtube.com/watch?v=jQRmhI8PjIQ

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Dry Cleaning / Servicio de Tintorería







@ Mientras anoche leía un libro sobre culturas antiguas dí con éste relato "El origen de la tintorería":


Probablemente es a los fenicios a quienes debemos el arte de teñir los tejidos con púrpura, al menos, hicieron más uso de esos procedimientos que los demás pueblos que además lo conocieron. Para la fabricación de éste tinte empleaban la glándula de un molusco gastrópodo marino: El Murex Purpura.

Expuestas al sol, las secreciones amarillentas de éste molusco adquieren un color verde que evoluciona en un precioso tinte rojo subido,tirando a violáceo. éste bonito color poseía,también,la inestimable cualidad de no decolorarse. Pero la púrpura era muy cara, cada molusco nno producía más que algunas gotas de la indispensable sustancia y una manusfactura de púrpura necesitaba millones de moluscos por año.



_____________________________________________________

@ Por lo que sé en América,durante la inmigración de fines del s.XIX, la tintorería era un oficio de inmigrantes españoles pero pronto fue adquiriendo un color más bien "amarillo".
_____________________________________________________



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

"La llama que llama" - Tintoreria (1998)
http://www.youtube.com/watch?v=rgMdn5NwQJw

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

"Las tres Gracias"


****************************

PHOTO: Sabine Pigalle
www.sabinepigalle.com/

****************************



A la manera de "Las tres Gracias", un cuadro de Rubens expuesto en el Museo del Prado de Madrid, España.

Aglaya, Talía y Eufrósine bellísimas...


@ Gracias a un convenio entre el Museo del Prado y Google ud podrá ver varias obras de la galería de éste Museo, entre ellas obras de Goya, Velázquez...

www.google.es/intl/es/landing/prado/

www.museodelprado.es/

Steven Klein para "W Magazine"


"DE GUSTIBUS ET COLIRIBUS NON EST DISPUTANDUM"(Latin)
("Sobre gustos y colores no se debe discutir")

("Of tastes and colors should not discuss")


****************************************

PHOTO: Steven Klein
www.stevenkleinstudio.com/www/index.html

****************************************


Editorial for "W Magazine" (Feb 2007)

www.wmagazine.com/



Models: Domenico Dolce, Stefano Gabbana, Eva Herzigova, Shannan Click.





"Divine decadence (Italian Style) is something Domenico Dolce and Stefano Gabbana have preached their entire careers. The wild boys of Milanese fashion themselves on their peninsula in Portofino".



"Divina decadencia (Estilo italiano) es algo que Domenico Dolce y Stefano Gabbana han predicado toda su carrera. Los niños de la moda de Milán en la península de Portofino".

Kate Beckinsale al estilo Anna Karina


**********************************************************************
www.kbeckinsale.net/

Kathryn Bailey Beckinsale (26 de julio de 1973) es una actriz británica.

Entre los personajes más destacados que ha encarnado se encuentran Anna Valerious (Van Helsing), Selene (Underworld), Evelyn (Pearl Harbor) y Donna (Click). También encarnó a Ava Gardner en El aviador de Martin Scorsese.



***********************************************************************


"Mean Magazine": Presents Kate Beckinsale in "Rollergirl" ...

Kate al estilo Anna Karina(1)

Ver video:
www.meanmag.net/?p=90




*Para ver la producción fotográfica completa entre a: www.randomhot.com/galleries/kate_beckinsale/meanapril2008/



(1) Anna Karina, es una actriz y cantante nacida el 22 de septiembre de 1940 en Dinamarca. Su carrera profesional la desarrolló en Francia, donde se convertiría en una de las musas de la Nouvelle vague.
Obtuvo un notable éxito con las canciones "Sous le soleil exactament " y "Roller Girl", ambas incluídas en su primer LP titulado simplemente "Anna". Este disco fue compuesto y producido por Serge Gainsbourg, con el que interpretó a dúo varias canciones como suele ser habitual en las producciones del músico francés.

sábado, 17 de enero de 2009

"... Y A SUS PLANTAS RENDIDO UN LEÓN..."

Fotografía: Silvye Blum


"... y a sus plantas rendido un León".


(fragmento de la Marcha Patriotica argentina)




Marcha Patriótica

Oid, mortales, el grito sagrado
Libertad, libertad, libertad:
Oid el ruido de rotas cadenas:
Ved el trono a la noble igualdad.
Se levanta a la faz de la tierra
una nueva y gloriosa Nación
coronada su sien de laureles,
y a sus plantas rendido un león.

CORO
Sean eternos los laureles,
que supimos conseguir:
coronados de gloria vivamos,
ó juremos con gloria morir.

De los nuevos campeones los rostros
Marte mismo parece animar
la grandeza se anida en sus pechos:
a su marcha todo hacen temblar.
Se conmueven del Inca las tumbas,
y en sus huecos revive el ardor,
lo que va renovando a sus hijos
de la Patria el antiguo esplendor.

Pero sierras y muros se sienten
retumbar con horrible fragor:
todo el país se conturba por gritos
de venganza, de guerra y furor.
En los fieros tiranos la envidia
escupió su pestífera hiel;
su estandarte sangriento levantan
provocando a la lid más cruel.

No lo véis sobre México y Quito
arrojarse con saña tenaz ?
Y cual lloran bañados en sangre
Potosí, Cochabamba y la Paz ?
No lo véis sobre el triste Caracas
luto y llantos y muerte esparcir ?
No lo véis devorando cual fieras
todo pueblo que logran rendir?

A vosotros se atreve Argentinos
el orgullo del vil invasor.
Vuestros campos ya pisa contando
tantas glorias hollar vencedor.
Más los bravos, que unidos juraron
su feliz libertad sostener,
a estos tigres sedientos de sangre
fuertes pechos sabrán oponer.

El valiente argentino a las armas
corre ardiendo con brío y valor.
El clarín de la guerra cual trueno,
en los campos del Sud resonó.
Buenos Ayres se opone a la frente
de los pueblos de la ínclita unión,
y con brazos robustos desgarran
al ibérico altivo león.

San José, San Lorenzo, Suipacha,
Ambas Piedras, Salta y Tucumán,
La Colonia y las mismas murallas
del tirano en la Banda Oriental.
Son letreros eternos que dicen:
aquí el brazo argentino triunfó.
Aquí el fiero opresor de la Patria
su cerviz orgullosa dobló.

La victoria al guerrero argentino
con sus alas brillante cubrió,
y azorado a su vista el tirano
con infamia a la fuga se dió.
Sus banderas, sus armas se rinden
por trofeos a la libertad,
y sobre alas de gloria alza el pueblo
trono digno a su gran majestad.

Desde un polo hasta el otro resuena
de la Fama el sonoro clarín.
Y de América el nombre enseñando
les repite, mortales oíd:
Ya su trono dignísimo abrieron
las provincias unidas del Sud.
Y los libres del mundo responden
Al gran pueblo argentino salud !!!!

Sean eternos los laureles
que supimos conseguir.
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir !!


(Claro, la cambiaron por cuestiones diplomáticas)

Tim Walker + Danza de la Muerte



*********************************

Photo:Tim Walker ("Vogue Italia")

*********************************



"LA DANZA DE LA MUERTE"



@ La Danza de la muerte es un texto que se cree que se representó y bailó en el siglo XIV.

La "Danza de la Muerte" castellana es de principios del siglo XV. Se conserva en un manuscrito de la Biblioteca de El Escorial. Consta de más de seiscientos versos y en ella, la Muerte va llamando a bailar a diversos personajes, como el Papa, el Obispo, el Emperador, el Sacristán, el Labrador, etc., al tiempo que les recuerda que los goces mundanos tienen su fin y que todos han de morir. Todos caen en sus brazos.

Este macabro espectáculo se desarrolló en toda la literatura europea, procedente de Francia. El tema de la muerte dominó la Baja Edad Media, y frente a ella no había resignación cristiana, sino terror ante la pérdida de los placeres terrenales. Presenta, por un lado, una intención religiosa: recordar que los goces del mundo son perecederos y que hay que estar preparado para morir cristianamente; por otro lado, una intención satírica al hacer que todos caigan muertos, con independencia de su edad o su posición social, dado el poder igualatorio de la muerte.



*FRAGMENTO de "Danza de la muerte" de Juan de Pedraza (1551) *

DAMA -De gracias dotada, ¿quién tal como yo? 165
En toda hermosura, ¿quién tanto perfeta?
Dispuesta, galana, no menos discreta,
¿en quién la natura así se revió?
¿Qué fama de hermosa tan alto voló,
según que contemplo, por más que volase, 170
que a ser de la mía igual alcanzase?
¿Ni quién tan servida de grandes se vio?
¡Oh, cuántos hoy penan que son amadores,
heridos de manos del alto Cupido,
con un desigual dolor muy crecido, 175
a mí muy sujetos por causa de amores!




(Vuelve la MUERTE.)



MUERTE ¡En cuánta jactancia de vanos dulzores
yaces, hermosa, de mí trascordada,
que vengo con priesa por ti, que casada
estás con el mundo, compuesta de errores! 180


DAMA ¡Oh, válame Dios, y qué sobrevienta
que siento al presente, y cuán gran turbación,
pues veo delante tan triste visión,
en nada apacible, según que lamenta!
Dolor excesivo me ha dado que sienta, 185
para la vida privar muy bastante.
Suplícote, Muerte, que pases alante,
no cures hacer de mí tanta cuenta.
Usa de ser muy bien comedida
conmigo, que en ver tu crueza, 190
mira que en Dama de tanta belleza.
Razón no consiente que falte la vida.


MUERTE Por más que seáis galana y polida,
conmigo do cuenta daréis sin errar,
iréis brevemente, sin más dilatar. 195
¡Sus! Vamos, pues veis que estoy de partida.




(Se van)

Philippe Halsman + Ionesco


****************************************

* PHOTO: PHILIPPE HALSMAN *

www.npg.si.edu/exh/halsman/index.htm

* Modelos: Dalí y "Rino" *


*****************************************


« Il se peut que depuis tout à l'heure le rhinocéros ait perdu une de ses cornes »

("Rhinocéros", Ionesco)



"El rinoceronte" (título original en francés: Rhinocéros) es una obra de teatro barbara escrita por el rumano-francés Eugène Ionesco en 1959.


Considerada como una de las obras más destacadas del "Teatro del absurdo".


A lo largo de tres actos, los habitantes de un pequeño pueblo francés se ven convertidos en rinocerontes, la fígura principal de la obra, Bérenges, un hombre común y sencillo, a menudo minusvalorado y criticado por su adicción al alcohol resulta ser el único humano que no desarrolla esta metamorfosis.


La obra está escrita en francés, todos los personajes, tanto principales como secundarios representan personalidades definidas y bien reconocibles.

El Rinoceronte ha sido a menudo interpretado como una metáfora del surgimiento de los fascismos en la Europa anterior a la segunda guerra mundial, de esta manera trata temas controvertidos como la conformidad, o los conceptos de cultura o moral.

La obra fue adaptada al cine en 1973 por Tom O´Horgan y protagonizada por Zero Mostel y Gene Wilder.


"Frágil. No apoyarse en la vidriera"


**************************

"SUS OJOS SE CERRARON"

**************************


(Tango de 1935)

Música: Carlos Gardel
Letra: Alfredo Le Pera



@ "Me siento cuando oígo o leo un tango de Le Pera en una especie de función cinematográfica, sentado viendo una película... pongámosle algo así como "Casablanca" o de ese estilo... hay una historia que transcurre y es inevitable, si uno de adentra en ella, salir.


Me sucede con Homero Manzi, a veces con "Discepolín" (Enrique Santos Discepolo)... tienen letras que te traspasan.

Y ésta imagen que hoy les presento es algo así, me pareción correcto llamarla "Frágil, no apoyarse en la vidriera", una mujer (o un hombre) traspasada por un sentimiento es así, vidrio. Seguramente cercano a un personaje de Tennesse Williams en el Zoo de Cristal, una obra sublime que les recomiendo, sin lugar a dudas... sino pueden ver el film de 1950, dirigida por Irving Rapper".






* Miren la pasión que le pone Gardel a éste video cuando canta "Sus ojos se cerraron"...


http://www.youtube.com/watch?v=FoMNc7G_n3s&feature=related




Sus ojos se cerraron...
y el mundo sigue andando,
su boca que era mía
ya no me besa más,
se apagaron los ecos
de su reír sonoro
y es cruel este silencio
que me hace tanto mal.
Fue mía la piadosa
dulzura de sus manos
que dieron a mis penas
caricias de bondad,
y ahora que la evoco
hundido en mi quebranto,
las lágrimas pensadas
se niegan a brotar,
y no tengo el consuelo
de poder llorar.

¡Porqué sus alas tan cruel quemó la vida!
¡porqué esta mueca siniestra de la suerte!
Quise abrigarla y más pudo la muerte,
¡Cómo me duele y se ahonda mi herida!
Yo sé que ahora vendrán caras extrañas
con su limosna de alivio a mi tormento.
Todo es mentira, mentira es el lamento.
¡Hoy está solo mi corazón!

Como perros de presa
las penas traicioneras
celando mi cariño
galopaban detrás,
y escondida en las aguas
de su mirada buena
la suerte agazapada
marcaba su compás.
En vano yo alentaba
febril una esperanza.
Clavó en carne viva
sus garras el dolor;
y mientras en las calles
en loca algarabía
el carnaval del mundo
gozaba y se reía,
burlándose el destino
me robó su amor.

Michael Sanders + Poesía Gitana


******************************************************

Photography by Michael Sanders, Czeh Gypsy (Elle Italia)

www.flickr.com/photos/michaelsanderswork/

******************************************************




*POESÍA GITANA*



@ Vittorio Mayer Pasquale (Spatzo), gitano de origen Sinti, nos deja en sus versos todo un manifiesto que bien podría ser el mejor reflejo del espíritu de su pueblo:


“Nosotros los gitanos tenemos una sola religión: la libertad”.


“Se dicen cosas extrañas sobre los gitanos.
Se dice que leen el futuro en las estrellas
y que tienen la poción del amor.
La gente no cree en lo que no se sabe explicar.
Nosotros, en cambio, no tratamos de explicarnos las cosas en las que creemos.
La nuestra es una vida simple, primitiva.
Nos basta tener por techo el cielo,
fuego para calentarnos
y nuestras canciones cuando estamos tristes”.



LEVANTAOS GITANOS
(Himno de los gitanos)

He viajado por muchos caminos,
Y encontrado gitanos felices.
Decidme ¿de dónde venís
Con vuestras tiendas
Por estos caminos del destino?
Oh, gitanos,
Oh, muchachos.
Yo también tenía una gran familia,
Pero la legión negra la exterminó;
Venid conmigo, gitanos del mundo entero.
Recorramos nuevos caminos.
Ahora, levantémonos,
Ha llegado el momento de actuar.
Oh, gitanos,
Oh, muchachos.

Jhon Paul Pietrus + Sinatra


***************************

PH:Jhon Paul Pietrus

www.johnpaulpietrus.com/



****************************




@ Amo ésta canción, cuando estoy felíz me gusta cantarla, no sé, tiene su magia...


______________________________

*Frank Sinatra - Fly Me to the Moon *

www.youtube.com/watch?v=1rAsoLm1Ges
______________________________





Fly me to the moon
Let me sing among those stars
Let me see what spring is like
On jupiter and mars

In other words, hold my hand
In other words, baby kiss me

Fill my heart with song
Let me sing for ever more
You are all I long for
All I worship and adore

In other words, please be true
In other words, I love you



EN ESPAÑOL...

Llévame a la luna
déjame jugar entre las estrellas
déjame ver como es la primavera
en Júpiter y Marte

En otras palabras, sujeta mi mano
En otras palabras, cariño, bésame

Llena mi corazón con canciones
déjame cantar para siempre
tu eres todo lo que deseo
todo lo que admiro y adoro

En otras palabras, por favor se sincera
En otras palabras, te quiero

Llena mi corazón con canciones
déjame cantar para siempre
tu eres todo lo que deseo
todo lo que admiro y adoro

En otras palabras, por favor se sincera
En otras palabras, en otras palabras
Te quie...ro



Jhon Paul Pietrus + Justicia


************************************

Ph:Jhon Paul Pietrus

www.johnpaulpietrus.com/

************************************



Decidí llamar a este post:

(O) "Justice, delicious, tempting and sinful Justice ...". (Inglés)

(o) "Justiça, delicioso, tentador e pecadora Justiça ...". (Portugués)

(O) "Justice, délicieux, tentant de péché et la justice ...". (Francés)

(o) "Justiz, delicious, verlockend und sündigen Justiz ...". (Alemán)

(o) "Giustizia, deliziosa, e la tentazione peccaminosa giustizia ...". (Italiano)

(O) "La Justicia, deliciosa y pecaminosa Justicia...".





*FRASES*... me interesa saber que opinan tipos como éstos...


* "Dadme dos líneas escritas a puño y letra por el hombre más honrado, y encontraré en ellas motivo para hacerlo encarcelar".
Cardenal Richelieu (1585-1642) Noble y hombre de estado francés.


* "Es muy difícil no ser injusto con lo que uno ama".Oscar Wilde.

* "Si practicas la equidad, aunque mueras no perecerás".
Lao-tsé (570 aC-490 aC) Filósofo chino.


* "Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez".
Francisco de Quevedo y Villegas (1580-1645) Escritor español.


* "La justicia es el pan del pueblo; siempre está hambriento de ella".
René de Chateaubriand (1768-1848) Diplomático y escritor francés.




Stacey Mark + Poesía:Goytisolo


**************************************
PH: Stacey Mark
www.staceymark.com/

Modelo: Amber Tamblyn

********************************



*EL AIRE HUELE A HUMO*
(José Agustin Goytisolo)


A Gabriel Celaya y a Amparo Gastón,
Que tanto le quiso y le quiere todavía.
J.A.G
.


¿Qué hará con la memoria
de esta noche tan clara
cuando todo termine?
¿Qué hacer si cae la sed
sabiendo que está lejos
la fuente en que bebía?

¿Qué hará de este deseo
de terminar mil veces
por volver a encontrarle?

¿Qué hacer cuando un mal aire
de tristeza la envuelva
igual que un maleficio?

¿Qué hará bajo el otoño
si el aire huele a humo
y a pólvora y a besos?

¿Qué hacer?¿Qué hará? Preguntas
a un azar que ya tiene
las suertes repartidas.

Francisca Filipa Castillo + Poesía:Edgar Bayley




***********************************
PH:Francisca Filipa Castillo

www.flickr.com/photos/franciscafilipacastillo/

***********************************


*CAMBIO DE ESTACIÓN*

(EDGAR BAYLEY - 1919-1990, poeta argentino)



los ruidos de la calle
tan diversos
la agitación del follaje
de los árboles cercanos
el ir y venir de las hormigas
el fin del verano
ponen un orden nuevo
en el peldaño
el estribo
en la cabellera de la noche

un balcón entreabierto
la luz crece como un río
rodando por escaleras
es el primer paso del sueño
en la fogata lejana

un hombre camina solo
se detiene a ratos
observa
escucha una risa
la fiesta está por comenzar
y baila finalmente
con la mujer que lo llamaba en sueños
en la luz y el aire
y en la noche despierta

SIMON LEKIAS + SPINETTA


*******************************
PH: SIMON LEKIAS

http://www.simonlekias.com/


*****************************


*Muchacha (Ojos de papel)*

"Almendra", Luis Alberto Spinetta


VIDEO: www.youtube.com/watch?v=yIWbdWXKF3o



Muchacha ojos de papel,
¿adónde vas? Quédate hasta el alba.
Muchacha pequeños pies,
no corras más. Quédate hasta el alba.
Sueña un sueño despacito entre mis manos
hasta que por la ventana suba el sol.
Muchacha piel de rayón,
no corras más. Tu tiempo es hoy.
Y no hables más, muchacha
corazón de tiza.
Cuando todo duerma
te robare un color.
Muchacha voz de gorrión,
¿adonde vas? Quédate hasta el día.
Muchacha pechos de miel,
no corras más. Quedate hasta el día.
Duerme un poco y yo entretanto construiré
un castillo con tu vientre hasta que el sol,
muchacha, te haga reír
hasta llorar, hasta llorar.
Y no hables más, muchacha
corazón de tiza.
Cuando todo duerma
te robare un color.


***************************************

@ ¿Quien era la muchacha de ojos de papel? @


-Hablemos de Muchacha...

-La Muchacha de la canción era Cristina Bustamante.

-Mi primer gran amor. Ella vivía en el mismo edificio de Emilio y por eso la conocía de vista. A veces se juntaban los fines de semana a charlar en la puerta, pero sin pasar a ser más que conocidos. Pero una vez nos quedamos solos en la casa de Emilio, porque sus padres habían viajado, y entonces invitamos a las chicas a tomar algo, a bailar, una especie de asalto. Y ahí, por primera vez, me sentí enamorado. En realidad ya me había enamorado varias veces pero siempre habían sido amores imposibles de realizar por diferencia de edad; no sé, me enamoraba de las maestras, de las pibas más grandes y después no pasaba nada, obviamente. Yo era un inepto absoluto en ese momento. Y bueno, todos esos pequeños amores desembocaron en un gran amor que fue el de esta muchacha ojos de papel, que fue un amor correspondido. Porque también ella me quiso mucho. Fue mi primer amor, mi primer gran amor, inolvidable amor. Y me inspiró una canción.


-¿Vos tenías idea que el tema fuera a golpear tanto en la gente?


-No, porque nada de lo que uno hiciera en ese momento podía tomarse para especular en eso. Pero la canción emocionaba al que la escuchaba, pasaba eso y punto. Y cuando la estrenamos en el Coliseo, fue tan rotundo el éxito de la canción que yo mismo lloraba, no lo podía creer. Aparte, el día que la estrené, por motivo de una rencilla que habíamos tenido, en la mitad de la canción ella se retiró del Coliseo. Yo cantaba la canción y la veía que se iba por el pasillo hacia el fondo. Ese tipo de cosas bien de pubertad, de 18 años. Amor.


-No debe haber mejor halago para una mujer que su amado le dedique una canción. Y tratándose de una canción como Muchacha, no es difícil imaginar cómo se habrá sentido Cristina...


-Es cierto. Se dio vuelta. Aparte, ella la conocía de antes, yo se la había cantado para ella en forma personal. Pero cuando le arreglamos todos los coros y la estrenamos en vivos, fue tremenda la emoción que sentí. Imborrable. Yo lloraba arriba del escenario, porque sentí que toda la gente se conmocionaba con eso. Al instante. Después vino el éxito. Sentí que la canción traspasaba la gente, lo mismo que cuando estrené Plegaria o Figuración, Muchacha traspasaba la gente. Con Almendra me cansé de ver chicos y chicas llorando, de emoción o de felicidad.


-Después de aquella pelea y del Coliseo, el romance siguió.


-Sí, termina en el Blues de Cris: "Sus ojos al final olvidaré". El romance se fue deteriorando y tuve que tomar una determinación importantísima en mi vida, porque todas esas pasiones son muy intensas, y si bien uno tiene la adicción de amar, también tiene una cruz tremenda en soportar los embates de todas esas pasiones. Sobre todo cuando es muy joven y no tiene la cabeza tan fría, uno es poseído por eso y posee, y eso trae dolor cuando se desposee y se quitan los ropajes, se caen los roles y quedan los individuos solos frente a frente. Es el momento culminante para todo ser humano. Y para mí, el Blues de Cris fue como una auto-declaración de cambio de rumbo. Me fijé olvidar esa mirada, olvidar todo lo que me unía a ella, que en parte había sido, en ese último tiempo, muy doloroso. Y me dispuse a emprender otra vida, descubriendo otras mujeres, otros amores.


-¿Cristina te reprochó alguna vez que esa canción que vos le habías regalado, de golpe la hicieras pública y así permitieras que todo el mundo se adueñara de ella?


-Jamás me reprochó tal cosa. Al contrario, era feliz de que yo obtuviera un éxito a través de eso. Pero en general no quería que dijera que se trataba de ella.




Muchas veces estuve tentado de buscar a Cristina. Una vez me contaron que vivía -o vive- en Venezuela. No sé si es cierto. En las guías telefónicas de la Argentina hay por lo menos una decena de Cristina Bustamante. Incluso leí por ahí que hay una Cristina Bustamante que desapareció en los 70: un nombre entre los 30 mil. ¿Alguna de ellas será la Muchacha de la canción?


Por momentos pienso que estaría buenísimo encontrarla y que dijera que sí a una entrevista. Sería como hallar, tantos años después, a nuestra Garota de Ipanema.


Y por momento creo que mejor que no. Que no hay que corporizar a esta musa de Spinetta: cada uno tiene la imagen de Muchacha y no tiene que venir alguien a ponerle ojos de verdad, piel que no es rayón y seguramente, las arrugas de los 50 y pico de años que tiene. Mejor que ella sea como uno quiso ó quiere que sea. Por siempre.