Páginas vistas en total

lunes, 31 de agosto de 2009

"BOMBS/ BOMBAS" (by Harold Pinter)



(Dome Hiroshima / Domo de Hiroshima)



"No quedan palabras por decir
sólo nos quedan las bombas
que estallan en nuestra cabeza
sólo nos quedan las bombas
que chupan lo último de nuestra sangre
sólo nos quedan las bombas
que lustran los cráneos de los muertos".

("Bombas", Harold Pinter)



"There are no words to say
we only have the bombs
that explode in your head
we only have the bombs
sucking the last of our blood
we only have the bombs
to polish the skulls of the dead"

( "Bombs", Harold Pinter)







* Harold Pinter (10 de octubre de 1930 - 24 de diciembre de 2008) fue un dramaturgo, guionista, poeta, actor, director y activista político británico, ganador del Premio Nobel de Literatura en 2005. Escribió para teatro, televisión, radio y cine.


+ Harold Pinter (October 10, 1930 - December 24, 2008) was a playwright, screenwriter, poet, actor, director and British political activist, Nobel Prize winner for Literature in 2005. He wrote for stage, television, radio and film.

sábado, 29 de agosto de 2009

"LA GRAN ODALISCA"



La gran odalisca es un cuadro de Dominique Ingres. Esta obra orientalista fué pintada en 1814. Se trata de un cuadro al óleo de forma apaisada, que mide 91 centímetros de alto y 162 de ancho. Actualmente se conserva en el Museo del Louvre de París, en Francia.

Este cuadro fue encargado por Carolina, hermana de Napoleón y reina de Nápoles, como un pendant, esto es, cuadro que forma pareja con otro, en este caso, otro desnudo. Se expuso en el Salón de París de 1819.

Recostada voluptuosamente en un diván, con una pose que recuerda a Madame Récamier, de David, de la que Ingres pintó los accesorios. Se retrata a la mujer vuelta de espaldas, pero girando la cabeza hacia el espectador.

Aparecen en la obra accesorios que le dan su toque oriental: el abanico, el turbante y la pipa. Con gran precisión refleja la textura de las telas.

Los críticos de la época resaltaron ciertos defectos, como el ser particularmente larga. En efecto, esta odalisca está dotada de tres vértebras suplementarias. El pintor es enteramente consciente de ello. Sacrifica la verosimilitud por el efecto y combina cinco modelos diferentes. Ingres desea pintar una belleza individualizada. Ha retomado aquí el estilo serpentino y el irreal alargamiento de los miembros propio del manierismo.

Debe señalarse que Ingres visitó Florencia y ya había descubierto las pinturas italianas. Se ve notablemente la influencia de Rafael en las curvas de esta obra y en la dulzura del rostro.

En cuanto al cromatismo, los críticos acusaron a Ingres de usar una gama cromática leve y monótona. No obstante, esa era una decisión consciente del pintor, que consigue un gran preciosismo a través del uso del azul en las cortinas, combinado con el rojo, el blanco y el dorado.






(Julianne Moore modelo de la "La Odalisca", en la fotografía de Michael Thompson para la Vanity Fair Magazine)

"UNA TORMENTA EN UNA TAZA DE TÉ"


********************************

Fotografía: Tatjana Antonjuk

********************************




"Las horas del té"




Durante los primeros veinte años, no menos, el té se asocia con la enfermedad, la tos, la gripe, la convalecencia. El té hace bien . Ese axioma no nos abandonará nunca, ni en medio de la peor catástrofe. (El doctor holandés Cornelis Bontekoe enumeró para siempre sus cualidades benéficas: purifica la sangre, ahuyenta el sueño pesado, cura el vértigo, la migraña y el catarro, mejora la vista, alivia la fatiga, vence el tedio y el temor, despabila la mente, fortalece la memoria y la energía sexual. No se ha demostrado lo contrario en ninguno de los ítems mencionados.) Será por sus bondades que el té supone una fragilidad suplementaria. Es más fácil trasladar, por su tamaño, una taza de café; una taza de té es una pócima incandescente siempre tentada de caer. "La tetera se desfonda de pronto, y siempre a la hora crítica de servir el té a los amigos", soltaba Alfonso Reyes.




Taza y plato tiemblan en el traslado de una mano a otra, en el trayecto de la mesa a los labios. Lo que más asombra es ver a alguien hacer un "autopase", la mano derecha que deposita la taza en la izquierda, traslado que sin querer repite y honra el viaje del té de Oriente a Occidente durante el siglo XVII.




Fue mucho después que absorbí el infinito fondo geográfico de la historia del té, los mitos de su origen -el emperador que descansa bajo un árbol y le cae una hoja en su cuenco de agua tibia-, la guerra del opio, el Boston Tea Party que dio pie a la independencia norteamericana, la leyenda del lapsang souchong , que nació cuando un cargamento de té era trasladado en una caravana y se impregnó de un fuerte aroma ahumado debido al fuego del campamento. (A propósito de traslados, el té no está exento de las fluorescencias de la industria turística. Basta pensar en las remodeladas casas de té en Asia, en los tea rooms de Glasgow diseñados por Charles Rennie Mackintosh o en las casas patagónicas de Gaiman y Trevelin para quienes se acercan con o sin Chatwin bajo el brazo.)




-Modas y modales -




Hace relativamente poco tiempo que empecé a tomar debida nota de ciertos elementos prácticos ineludibles. No sólo de los tipos de té (hay gustos que demoran en comprenderse: al té African Tunda lo entendí la quinta vez que lo probé), sino claves básicas como la temperatura del agua, la clase de agua, el tiempo de infusión. También de dilemas en apariencia insustanciales tales como: en hebras o saquitos, con o sin leche, con o sin azúcar. Otros puntos decisivos como el de servir una cucharada de té (en hebras) por persona y una "para la tetera".




Recordé, entonces, dos textos cuya gracia hace lo imposible para evitar que se los olvide. Ambos sobre modos de hacer té y/o de comportarse como invitado. Un artículo de John Updike, sembrado de instrucciones secas, cómicas: "Ambas manos deben dirigirse hacia la taza simultáneamente". Updike presta atención a la cuchara, con su "excéntrico centro de gravedad". A la pausa después de sentarse: "La clave para esta fase es la inmovilidad ". Y en la marcha el autor de Due Considerations desliza observaciones tan delirantes -"Deja que tu quietud sea plácida, vegetal, olímpica, más que rígida, eléctrica y bizantina"- como certeras: "La dignidad de la postura no sustituye el control muscular". Y, como es habitual, Updike no pierde detalle: "Sea consciente de que, a medida que consume el brebaje, el peso de la taza disminuye... Nunca se aferre a una taza vacía. Quítesela de encima".




El otro ensayo es de George Orwell, uno de los hombres que se tomaron más en serio el siglo XX. Un bellísimo artículo que tituló Una buena taza de té . Fiel a su estilo, Orwell va a lo concreto: "Antes que nada, uno debe utilizar té de la India o de Ceilán". Y a lo clásico: hay que entibiar la tetera de antemano. El té debe ser puro y duro: "A los verdaderos amantes del té no sólo les gusta el té fuerte sino que les gusta un poco más fuerte con cada año que pasa". Orwell sugiere sacudir un poco la tetera con saquitos o hebras dentro y luego dejarla reposar. En la taza se pone primero el té, no la leche. El té -y en esto coincide con los ideólogos del zen- debe tomarse sin azúcar . Orwell no omite los usos subsidiarios de las hojas de té: predecir el futuro y el arribo de visitas, alimentar a los conejos, curar quemaduras. Y un dato último, no menos grave: "Hay que acercar la tetera a la pava y no al revés". Lo mismo recomienda la novelista Muriel Spark, que también favorecía las teteras de porcelana. En su libro de memorias Curriculum Vitae , Spark cuenta que preparaba una tetera por día para su familia y que "como en Dostoievski, a cada uno que entraba a la casa se le ofrecía una taza de té".




- La taza de al lado -




Tiempo después cayó en mis manos un volumen minúsculo titulado Té y conversación , dedicado a "cuando las tardes parecían más largas". Un pequeño manual de instrucción para que las mujeres de mediana edad y desocupadas -por opción- consideren el té como medio de entretenimiento. El librito advierte sobre varias cuestiones, como la combinación de colores en manteles, servilletas, tetera, mesas de apoyo, y prodiga consejos: "Al hablar la voz debe ser baja y amable... Una voz alta es desagradable y vulgar, aun en un jardín". El autor anónimo especifica que el té de la tarde no está dirigido a alimentar a gente hambrienta y decide orientar a los hombres también: "Los jóvenes deben intentar entrar en conversación con aquellas mujeres que no son las mejores dotadas de belleza personal. Tales personas han cultivado sus modos y conversación más que aquellas otras que pueden descansar en sus virtudes naturales".




Indiscreciones que me hicieron caer en la cuenta de la conexión directa entre el té y los jardines: el jardín zen y el garden anglosajón. Japón, Inglaterra: dos islas. En una el té equivale a chisme, en la otra a meditación, y el té une los dos extremos porque "su espíritu de cortesía exige que se diga aquello que se espera oír y nada más".




Temporadas más tarde estudié -sin subrayar- el clásico Libro del Té, de Okakuro Kakuzo. Este alumno de Ernest Fenollosa cuenta que el sendero del jardín es la primera etapa de la meditación y que todos los jardines célebres del Japón fueron diseñados por maestros del té. Precisa, asimismo, que el ideal zen de desposesión marca la austeridad de las cabañas de té, y su ideal de asimetría determina el diseño de jardines y cabañas. El té en el zen es parte de la "adoración de la belleza en los actos cotidianos": por caso, el sonido del agua que hierve. El té implica"higiene, porque impone la limpieza; es economía porque enseña bienestar en la simplicidad antes que en la variedad y el lujo". Ni una partícula de tierra: "Uno de los primeros requisitos para ser maestro de té es saber barrer, limpiar y lavar, porque hay un arte para la limpieza y el barrido". El culto al té se sostiene sobre lo fugaz, lo evanescente, el culto de lo imperfecto, la "refinada pobreza", "la sutil necesidad de lo innecesario": "El pabellón de té no pretende ser más que una simple cabaña. Por eso se la llama ´morada del vacío ". El té les brindó a chinos y japoneses la posibilidad de desarrollar su gusto por la ritualización de los actos: gestos medidos y serena manipulación de los objetos. El "teísmo" es taoísmo disfrazado y en Japón se clasificaba a las personas como "carentes de té" (insensibles) o "con demasiado té" (demasiado dramáticas).




-Hebras en la lengua -




Las referencias al té en la literatura y en el lenguaje popular (al menos en el idioma universal del té, el inglés) son infinitas. Se dice, por ejemplo, "no es mi taza de té" para referirse a una cosa que no es de nuestra predilección, o que algo es "de otra tetera" como en castellano se dice "es harina de otro costal". Se dice "una tormenta en una taza de té" para alguien incapaz de resolver problemas insignificantes, como quien "se ahoga en un vaso de agua". (Lo mismo podría decirse de una persona que a partir de algo tan trivial como el té redacta otra versión de la historia o funda una filosofía de vida.)




Lo cierto es que rastrillando las referencias al té que abundan en la literatura -Balzac, Bowles, Bramah, Saki, Conan Doyle, Joyce- cualquier universitario crónico podría presentar una tesis para amortiguar su promedio general.Samuel Johnson podía tomar veinticinco tazas de una sentada. Se confesaba "bebedor de té un empedernido y desvergonzado, quien durante veinte años ha diluido sus comidas únicamente con la infusión de esa planta fascinante; quien con té pasaba la tarde, con té animaba la medianoche y con té daba la bienvenida a la mañana". Thomas de Quincey proclamaba: "A mí retrátenme con una tetera eterna, porque habitualmente tomo té de ocho de la noche a cuatro de la mañana". En la mesa del té hay un lugar reservado para la Alicia de Lewis Carroll, que no llegó a tomarlo una tarde a las seis, rodeada del Sombrero Loco, La Liebre de Marzo y el Lirón. En ese capítulo imborrable, la liebre hunde su reloj en una taza de té, reloj que da el día del mes pero no la hora, y alguien pregunta: "¿Por qué un cuervo es como un pupitre?" El tiempo sigue detenido: nadie pudo responder todavía a eso que, imprevistamente, parece un acertijo zen.




Años después de descubrir a todos ellos encontré al azar la novela de Yasushi Inoué, El maestro del té, superior aun a Mil grullas de Kawabata. Lo leí a la edad en que empecé a entender que la lectura iba en serio: "Practicar el té, tanto de día como de noche, durante el invierno o la primavera, imaginando la nieve en el corazón". (No creo haberme recuperado de frases tan simples como ésa, claras y enigmáticas al infinito.) El de la transmisión de conocimiento, de sabiduría, es una tema constante en los relatos de Inoué: "De los quince a los treinta años, seguir a ciegas todas las instrucciones del maestro. De los treinta a los cuarenta conviene, más bien, reflexionar y arribar uno mismo a las decisiones correctas. De los cuarenta a los cincuenta se debe tomar el camino contrario al del maestro, a fin de hallar el estilo propio y de ser digno de ser llamado maestro en el momento oportuno: renovar la vía del té. De los cincuenta a los sesenta, rehacer en cada detalle lo que el maestro hizo (hasta el simple gesto de trasvasar el agua de un recipiente a otro). A los setenta, intentar alcanzar la maestría en la ceremonia y un estilo que nadie sabrá imitar". Ciertas cosas, en Oriente, suelen transmitirse sólo oralmente: igual que en una familia.




(Fuente: Suplemento Adn Cultura de La Nación)

miércoles, 26 de agosto de 2009

"ENGAÑA"/ Gustavo Cerati


Emma Tempest Photography

http://www.emmatempest.com/




"ENGAÑA"




Todo comenzó
en un cuarto que olvidé
el roce de la seda
la despertaba
frente al ventanal
nos pusimos a jugar
a decirnos la verdad
que más engaña saber

Recuerdo el mar
soñe estar aquí
y no recuerdo despertar

Empieza bien
y no hay retorno a aquel furor
se rompe la canción
apenas duele
tal vez me engañe
y es el riesgo de correr
no puedo competir
con la real locura, oh no

Recuerdo el mar...
Ya no confiaba despertar.
Tal vez me engañe (engaña)...


("Engaña", Gustavo Cerati en su álbum "Bocanada")

martes, 25 de agosto de 2009

"LA SIESTA" (José Zorrilla)










- Fotografía: Samara York -

http://www.flickr.com/photos/samara_york

E-mail: samara_york@hotmail.com




LA SIESTA

Son las tres de la tarde, julio, Castilla.
El sol no alumbra, que arde, ciega, no brilla.
La luz es una llama que abrasa el cielo,
ni una brisa una rama mueve en el suelo.
Desde el hombre a la mosca todo se enerva,
la culebra se enrosca bajo la yerba,
la perdiz por la siembra suelta no corre,
y el cigüeño a la hembra deja en la torre.
Ni el topo, de galbana, se asoma a su hoyo
ni el mosco pez se afana contra el arroyo
ni hoza la comadreja por la montaña
ni labra miel la abeja ni hila la araña.
La agua el aire no arruga, la mies no ondea,
ni las flores la oruga torpe babea,
todo al fuego se agosta del seco estío,
duerme hasta la langosta sobre el plantío.

Sólo yo velo y gozo fresco y sereno,
sólo yo de alborozo me siento lleno,
porque mi Rosa, reclinada en mi seno,
duerme y reposa.

Voraz la tierra tuesta el sol del estío,
mas el bosque nos presta su toldo umbrío.
Donde Rosa se acuesta brota el rocío,
susurra la floresta, murmura el río.

¡Duerme en calma tu siesta, dulce bien mío!
¡Duerme entretanto
que yo te velo, duerme,
que yo te canto!


( José Zorrilla, poeta y dramaturgo español)

lunes, 24 de agosto de 2009

"Vladimir Maïakovski a Lilia Brik"








(Vladimir y Lilia)




(Retratada por Aleksandr Ródchenko)











Vladimir Maiakovski a Lili Brik




El humo del cigarrillo consumía el aire.
El cuarto parecía un capítulo
Del “Infierno” de Kruchoni.
¿Recuerdas,
detrás de esta ventana,
por primera vez,
acaricié tus manos extasiado?
Hoy, sentado estoy,
Y tengo el corazón aprisionado.
Pasarán los días,
Y tal vez,
Me echarás insultándome.
Ya no entraré en el oscuro pasillo de tu casa,
Con las manos temblando.
Saldré por fin,
Y arrojaré mi cuerpo a la calle,
Salvaje,
Enloquecido,
Desgarrándome desesperado.
No hace falta eso, querida,
Mi buena amiga,
Mejor despidámonos ahora.
Igual mi amor,
Será una cadena que colgará siempre de ti, adonde
Vayas.
Déjame llorar en un último grito,
La amargura de mis quejas ofendidas.
Si a un buey lo matan de trabajo,
Se echará a descansar sobre la hierba fresca.
Para mí,
Más que tu amor, no me consuela nada.
Y tu amor ni con el llanto me otorga algún descanso.
Si el elefante busca reposo
Se acostará solemne sobre la arena ardiente.
Para mí,
No hay otro sol más que tu amor.
Aunque no sepa dónde estás, ni con quién.
Si así viviese atormentado el poeta,
Cambiaría el dinero y la gloria por su amada.
Mas para mí
No hay sonido más alegre,
Que el sonido de tu nombre amado.
Y no me arrojaré al abismo.
Y no tomaré veneno,
Y no podré apretar el gatillo en las sienes.
Para mí,
Tu mirada,
Tiene más fuerza y poder,
Que el filo de cualquier navaja.
Mañana olvidarás
Que yo te he coronado,
Que el alma florecida la he consumido de amor.
Días de trajín barrerán el carnaval desordenado,
Y las cuartillas de mis versos se perderán…
Acaso alguna vez mis páginas, cual hojas secas
Te obligarán a detenerte,
A respirar con avidez.
Déjame,
Aunque más no sea,
Alfombrar con mi última amargura,
Tu paso que se aleja.

(1915)








En 1915 su hermana Elsa se hizo amiga de un poeta futurista y artista gráfico llamado Vladímir Mayakovski y lo invitó a su casa, donde él se enamoró de Lilia. A pesar de las calamidades de la Primera Guerra Mundial, la Guerra Civil Rusa y en la década de 1920, su affaire atrapó la atención del público, probablemente por el hecho de que ella no se divorció de su esposo: Ósip Brik.

Después de junio de 1915, la obra poética de Mayakovski estaba casi exclusivamente dedicada a Lilia (con la notable excepción de los últimos años de los años 1920 dedicada a Tatiana Yákovleva). Frecuentemente le dedicaba los poemas de manera explícita o se refería dentro de ellos a Lilia por su nombre.

En 1918, Mayakovski escribió el guión de la película "Atrapada por la Película" en la cual tanto él como Lilia actuaron. La película ha desaparecido, con la excepción de unas pocas tomas de prueba usadas por Gianni Totti en sus películas de los Años 1980.

En 1926, ella produjo el documental "Judíos en el Suelo" acerca de la Agricultura Comunitaria donde trabajaban Judíos en la USSR, con guión coescrito por Mayakovski y Víktor Shklovski. Entre 1928 y 1929, Lilia volvió a dirigir la película mitad-ficción-mitad-documental "El Ojo de Vidrio", una parodia de la cinematografía "burguesa".

Algunos autores consideran que la pasión que Mayakovski sentía por Lilia fue lo que lo llevó al suicidio en 1930 en su departamento de Moscú inmediatamente después romper relaciones con Veronika Polónskaya. Lilia, quien en ese momento se encontraba en Berlín, negó estas acusaciones y escribió que anteriormente ella lo había salvado dos veces de suicidarse.

Ella escribió un famoso libro de memorias "Cuentos parciales".



"AFTER DARK" (Haruki Murakami)


Fotografía: Piotr Powietrzynski

"Barefoot woman walking on street at night, low section"

http://www.peterphoto.com/






"Perfil de una gran ciudad.
Captamos esta imagen desde las alturas, a través de los ojos de un ave nocturna que vuela muy alto.
En el amplio panorama, la ciudad parece un gigantesco ser vivo. O el conjunto de una multitud de corpúsculos entrelazados. Innumerables vasos sanguíneos se extienden hasta el último rincón de ese cuerpo imposible de definir, transportan la sangre, renuevan sin descanzo las células. Envían información nueva y retiran información vieja. Envían consumo nuevo y retiran consumo viejo. Envían contradicciones nuevas y retiran contradicciones viejas. Al ritmo de las pulsaciones del corazón parpadea todo el cuerpo, se inflama... Suyo es el zumbido que emite la ciudad en un bajo sostenido. Un zumbido de vicisitudes, monótono, aunque lleno de presentimientos.


Nuestra mirada escoge una zona donde se concentra la luz, enfoca aquel punto. Empezamos a descender despacio hacia allí. Un mar de luces de neón de distintos colores. Es lo que llaman un barrio de ocio… Nos encontramos en Denny’s. Iluminación anodina, aunque suficiente; decoración y vajillas inexpresivas; diseño de planta calculado hasta el menor detalle por ingenieros expertos; música ambiental inocua sonando a bajo volumen; empleados formados para que sigan el manual a rajatabla. ‘Bienvenidos a Denny’s’. Mires a donde mires, todo está concebido de forma anónima e intercambiable. El establecimiento se halla casi lleno…”


("After dark", novela de Haruki Murakami)

viernes, 21 de agosto de 2009

"GRANADA"





**************************

. Photography: Miles Aldridge

http://www.milesaldridge.com/


. Magazine: Numero

. Model: Martha Streck

**************************




"Granada" is a popular Mexican song written by composer Agustín Lara, which has become a standard. It is about the Spanish city of Granada.



. IN VIDEO . Luciano Pavarotti - Granada
(Olympic Games Beijing 2001)



http://www.youtube.com/watch?v=V1z7eXBm0P8





"Granada" es una canción escrita en 1932 por el compositor mexicano Agustín Lara, que con el paso del tiempo se ha convertido en un clásico. Trata de la ciudad española de Granada.

Compuesta para Pedro Vargas, «el Tenor de las Américas», el tema pronto se hizo extremadamente popular. Las versiones más populares son frecuentemente cantadas con estilo operístico, a veces por intérpretes de la talla de José Carreras, Plácido Domingo y Luciano Pavarotti.




"Granada, tierra soñada por mí
mi cantar se vuelve gitano cuando es para tí
mi cantar hecho de fantasía
mi cantar flor de melancolía
que yo te vengo a dar.
granada,
tierra ensangrentada
en tardes de toros.
mujer que conserva el embrujo
de los ojos moros;
te sueño rebelde y gitana
cubierta de flores
y beso tu boca de grana
jugosa manzana
que me habla de amores.
Granada manola,
cantada en coplas preciosas
no tengo otra cosa que darte
que un ramo de rosas,
de rosas de suave fragancia
que le dieran marco a la virgen morena.
Granada,
tu tierra está llena
de lindas mujeres
de sangre y de sol".

lunes, 17 de agosto de 2009

LA HISTORIA SOBRE LOS DOS DAGUERROTIPOS DEL GRAL SAN MARTÍN







De José de San Martín surge una de las miles de anécdotas tejidas alrededor de su figura: la de los dos únicos daguerrotipos que se conocen del prócer, porque aceptó posar nada más que para dos tomas en 1848. Sólo uno se conserva en el Museo Histórico Nacional. El otro se extravió.

Fue su hija única, Mercedes de San Martín de Balcarce, quien logró convencerlo de que posara en París, en un histórico día de 1848, dos años antes de su muerte, para el famoso fotógrafo parisino Robert Bingham, pionero de la fotografía sobre papel. Según datos históricos, el hecho tuvo lugar en el N° 58 de la rue de Larochefoucauld.

El anciano general era renuente a dejarse retratar porque, como contó su biógrafo José Otero, "no claudicaba ante la extravagancia teatral de su época". Era la época de esplendor del daguerrotipo, antecesor de la fotografía inventado por el francés Louis Daguerre en 1839, que ganaba terreno al retrato pictórico.

Hacia fines de los años 40 se producían en París unos 100.000 daguerrotipos por año y una placa costaba cerca de cinco francos. El daguerrotipo tenía los laterales invertidos, como si se tratara de un espejo.

A los 70 años, el prócer argentino se mantuvo inmóvil por 40 segundos para que ambas tomas lo inmortalizaran en sendas chapas de 12 por 10 cm. Son dos imágenes positivas únicas (sin negativos), registradas sobre placas de cobre pulidas y plateadas, emulsionadas con vapores de yodo y reveladas con mercurio.




San Martín vistió en esa ocasión de civil, con levitón negro de amplia solapa y cuello, con doble fila de botones, camisa blanca de cuello alto y un gran corbatón de seda negra. Según la descripción del editor Miguel Angel Cuarterolo, en un artículo sobre ambos retratos, fue Mercedes quien pidió las tomas.

Tras la muerte del prócer, en 1850, su hija le pidió a Bingham reproducciones fotográficas de uno de los daguerrotipos (aparentemente, el que se extravió) para cumplir con los pedidos que le hacían los amigos del general. Esas imágenes sirvieron de modelo para el cuadro que Mercedes pintó en 1856, la aguatinta de Edmond Castan y el cuadro que Francisco Romero pintó en 1861.

En el daguerrotipo que se conserva en el Museo Histórico Nacional, que dirige el doctor Juan José Cresto, San Martín "aparece sentado, de medio cuerpo sesgado hacia la izquierda, mirando en la misma dirección, con el cabello blanco y el bigote cano. Tiene la mano derecha sobre el brazo del sillón y la izquierda dentro de la abotonadura del levitón", según la ficha técnica. Pero por el efecto espejo del daguerrotipo, en realidad la mano que el prócer tiene dentro del levitón es la derecha y la izquierda es la que reposa sobre el sillón.

Desde 1900, el retrato se expone en la sala San Martín del museo. Fue donado por José P. de Guerrico, descendiente de Manuel de Guerrico, que, según las crónicas de época, había sido amigo y vecino del general en su retiro en Francia. La donación respondió a un pedido del entonces director del museo, Adolfo Carranza.


La única diferencia entre las dos imágenes fotográficas es que en la segunda, que se extravió, San Martín tiene también su mano derecha apoyada en el brazo del sillón.

Es probable -según versiones históricas- que tras la muerte de Mercedes, en 1875, uno de los retratos haya quedado en manos de Guerrico.

En la Academia Nacional de la Historia hay un dibujo enmarcado que replica la imagen del daguerrotipo expuesto en el Museo Histórico. Tiene inserta la firma original de Mariano Balcarce, yerno del general San Martín, y fue obsequiado al doctor Carlos Calvo en agosto de 1860.





"Himno a San Martín"
(Música: Arturo Luzzatt - Letra: Segundo M. Argarañaz)

- Pedro Aznar junto a Lito Vitale en el concierto del 25 de mayo de 1999 -





jueves, 13 de agosto de 2009

"TODAS LAS HOJAS SON DEL VIENTO"

( Diane Arbus, autorretrato, 1945. Embarazada de unos 5 o 6 meses)



(Junto con su hijo)


"Todas las hojas son del viento"
Pescado Rabioso (Rock argentino)



"Cuida bien al niño
Cuida bien su mente
Dale el sol de Enero
Dale un vientre blanco
Dale tibia leche de tu cuerpo

Todas las hojas son del viento
ya que él las mueve hasta en la muerte
Todas las hojas son del viento
menos la luz del sol

Hoy que un hijo hiciste
Cambia ya tu mente
Cuídalo de drogas
nunca lo reprimas
Dale el áurea misma de tu sexo".



domingo, 9 de agosto de 2009

"ÉXTASIS"




******************************************

Fotografía: Lisa Holden

Titulo: The Lake (Lilith Series)


*******************************************





"Trionfal di nova spene
l´anima freme in celestial
crescente ardor
ed in
armonico vol già l´anima
va all´estasi d´amor".




"Triunfal,
con nuevas esperanzas
el alma tiembla
de celestial creciente ardor.
Y en armónico vuelo
el alma ya va hacia el éxtasis
de amor".


(Tosca y Cavaradossi, Opera "Tosca", Acto III)

viernes, 7 de agosto de 2009

"ENCUENTRO" (María Fernanda Caccaviello)


(Fotografía: Grete Stern
"En el andén", 1949)







Se desliza por la sombra hacia su mitad

Las teclas golpean furiosas, intentan, intentan.

Ella está secando los minutos, los cuelga, penden de un hilo. Está sentada. Él se acelera, es una serpiente húmeda. Las notas chocan, molestan, molestan.

Ella lo vé, pega un salto, se desafina en el aíre y el té cae por la garganta como una espera de plomo.

El reptil se calma, sabe que no es la hora, el tiempo moja todavía. Se detienen, la lengua, los ojos, la ausencia de brazos y piernas lo delatan. Sangre fría que le quema.



Ella apoya la taza, mira el reloj. Afuera el piano, el reflejo del sonido, las escamas temblando.



Ella apoya la taza, mira el reloj. Las teclas golpean, las notas que chocan, la noche que llora.



Ella apoya la taza, mira el reloj, abandona la silla, abre la carta.



Las agujas hieren, las letras caminan, la mirada se clava, la ventana que tienta, la cortina que flota, el silencio soñando, el despegue violento y la danza de espera que raya las luces...



Ella apoya la taza, mira el reloj, sus manos la atrapan.

Él muerde el deseo, cambia de piel. La sangre bulle de veneno.







(María Fernanda Caccaviello, en "Lágrimas bajo los pies")




martes, 4 de agosto de 2009

VIII FERIA DE LIBROS DE FOTOS DE AUTOR


VIII FERIA DE LIBROS DE FOTOS DE AUTOR


Abre sus puertas al publico el sabado 8 a las 14 hs


Del 8 al 16 de agosto en ESPACIO ECLECTICO

Calle: Humberto Primo 730 San Telmo. Buenos Aires, Argentina

Tel: 43071966
Bono contribucion: $10



Una vez más les daremos la bienvenida a la Feria de Libros de Fotos de Autor. Como siempre la mesa estara servida, lista para que disfruten de su visita.

Encontrarán los libros clasificados de la siguiente manera:
La sección de Biografías agrupa historias biográficas o autobiográficas y libros de retratos, generalmente tratados desde una perspectiva íntima. En Viajes se encuentran los libros que presentan paisajes o recorridos donde los fotógrafos encuentran metáforas para plantear un punto de vista y distintos formatos de diarios de viaje. El sector de Documentales incluye proyectos documentales, casi siempre vinculados a temas sociales, en Estudios incluimos los ensayos que parten de una pregunta para llevar adelante una investigación, y cuyos resultados se plantean en términos visuales, en Construcciones o ficciones, presentamos los trabajos que parten de una imagen construida para mostrar el mundo, o para inventar historias de ficción, y por último en Otros lenguajes, van a encontrar las propuestas de libros de artistas que no incluyen lo fotográfico: grabados, aguafuertes, dibujos y pinturas.

Inauguramos el proyecto “Los nuevos”, a través del cual en cada edición de la feria, seleccionamos un trabajo que es presentado en la galería al año sigiuente. Este año, tenemos el placer de presentar la obra de Diego Spivacow, “Naturalezas de escritorio”.

Por otra parte, nuestros fotógrafos invitados para cada género son Esteban Pastorino, Alberto Goldenstein, Daniel Merle, Chino Zavalía y Martín Canals.

La Feria, año a año, supera nuestras expectativas gracias al apoyo de todos los autores que nos confían sus libros y que trabajan como bibliotecarios, recomendando, recibiendo y entregando cuidadosamente los libros, a los que apuestan a la continuidad de la Feria con su participación en este catálogo, y a todos ustedes, que al igual que nosotros, siguen ávidos de estos objetos entrañables que son los libros.

Compartimos con ustedes la alegría de haber sido invitados por el Centro de la Imagen de México, a participar de Fotoseptiembre, en el DF, el próximo mes. Llevaremos una colección de libros argentinos, que estarán expuestos con una selección de libros mexicamos. Pueden enterarse de más en www.fotolibrosdeautor.com



Muchas gracias a todos.


Julieta Escardó y Eugenia Rodeyro