Páginas vistas en total

lunes, 2 de marzo de 2009

"Judith and the Head of Holofernes"


******************************************

Title: La esencia de Klimt
Magazine: Ae

Photographer- Moises González

Art Direction, digital art, illustrated and Styling- Kattaca (
http://www.kattaca.com/ )


Make up artist- Yurema Villa (www.yuremavilla.es )
Hairdresser- Raul Zarco


******************************************


"Judith and the Head of Holofernes", 1901. Belvedere, Vienna


"Judith I y la cabeza de Holofernes"

Autor:Gustav Klimt
Fecha:1901
Museo:Österreichische Galerie Wien
Material:Oleo sobre lienzo



Estilo: La representación tradicional de Judith como heroína, tras cortar la cabeza de Holofernes, deja paso a una imagen erótica y sensual en esta composición realizada por Klimt. Como si de un objeto sexual se tratara, la joven seductora se nos presenta semi-desnuda, dejando ver uno de sus senos mientras que el otro se cubre con una delicada y transparente tela negra. La cabeza de Holofernes apenas tiene protagonismo en la composición, reforzando así la idea de mujer fatal que estaba surgiendo en la Europa de principios del siglo XX. Los especialistas consideran esta figura como una muestra más de la emancipación femenina que se estaba desarrollando en aquellos momentos, emancipación que los hombres consideraban amenazadora, pudiendo desembocar en una eliminación sistemática de lo masculino como ocurre en el episodio bíblico. También se apunta a una unión de muerte y sexualidad, asociación que estaba fascinando a toda la Europa que acudía a los teatros a contemplar y deleitarse con la "Klytemnestra" de Richard Strauss, especialmente el propio Klimt y a Sigmund Freud. Estas ideas parecen reforzarse en la imagen de Judith II, realizada ocho años después. El decorativismo habitual del art-nouveau se adueña de la composición, sustituyendo el fondo por elementos dorados que recuerdan las decoraciones bizantinas. El panel de oro también alcanza a las joyas que adornan a la heroína y el velo que cubre en parte su desnudo cuerpo. Las líneas sinuosas que eran del gusto del maestro dominan la composición, eliminando la perspectiva tradicional al situar la figura en primer plano y renunciar al fondo. El sensual rostro de Judith goza de un realismo casi fotográfico, realismo que será muy apreciado por las damas de la burguesía vienesa de estos primeros años del siglo XX que Klimt retrató de manera excelente. No debemos olvidar la importancia de los marcos en la obra del pintor vienés, que se convierten en una obra total, en línea con las ideas de un amplio grupo de la Secession.



No hay comentarios: