Páginas vistas en total

sábado, 17 de enero de 2009

"Frágil. No apoyarse en la vidriera"


**************************

"SUS OJOS SE CERRARON"

**************************


(Tango de 1935)

Música: Carlos Gardel
Letra: Alfredo Le Pera



@ "Me siento cuando oígo o leo un tango de Le Pera en una especie de función cinematográfica, sentado viendo una película... pongámosle algo así como "Casablanca" o de ese estilo... hay una historia que transcurre y es inevitable, si uno de adentra en ella, salir.


Me sucede con Homero Manzi, a veces con "Discepolín" (Enrique Santos Discepolo)... tienen letras que te traspasan.

Y ésta imagen que hoy les presento es algo así, me pareción correcto llamarla "Frágil, no apoyarse en la vidriera", una mujer (o un hombre) traspasada por un sentimiento es así, vidrio. Seguramente cercano a un personaje de Tennesse Williams en el Zoo de Cristal, una obra sublime que les recomiendo, sin lugar a dudas... sino pueden ver el film de 1950, dirigida por Irving Rapper".






* Miren la pasión que le pone Gardel a éste video cuando canta "Sus ojos se cerraron"...


http://www.youtube.com/watch?v=FoMNc7G_n3s&feature=related




Sus ojos se cerraron...
y el mundo sigue andando,
su boca que era mía
ya no me besa más,
se apagaron los ecos
de su reír sonoro
y es cruel este silencio
que me hace tanto mal.
Fue mía la piadosa
dulzura de sus manos
que dieron a mis penas
caricias de bondad,
y ahora que la evoco
hundido en mi quebranto,
las lágrimas pensadas
se niegan a brotar,
y no tengo el consuelo
de poder llorar.

¡Porqué sus alas tan cruel quemó la vida!
¡porqué esta mueca siniestra de la suerte!
Quise abrigarla y más pudo la muerte,
¡Cómo me duele y se ahonda mi herida!
Yo sé que ahora vendrán caras extrañas
con su limosna de alivio a mi tormento.
Todo es mentira, mentira es el lamento.
¡Hoy está solo mi corazón!

Como perros de presa
las penas traicioneras
celando mi cariño
galopaban detrás,
y escondida en las aguas
de su mirada buena
la suerte agazapada
marcaba su compás.
En vano yo alentaba
febril una esperanza.
Clavó en carne viva
sus garras el dolor;
y mientras en las calles
en loca algarabía
el carnaval del mundo
gozaba y se reía,
burlándose el destino
me robó su amor.

No hay comentarios: